Fluir y velocidad en suspensión se convierten en la clave para acercarse a la investigación de Evita Andújar. Un proyecto “Líquidos” que en la residencia Bocs Art adquiere una nueva dimensión y por primera vez el artista traspone el concepto de liquidez de sus lienzos a la arquitectura y a ella misma con una performance final pero usando siempre como medio la pintura. Así todo se convierte en una obra pictórica tridimensional.

PERFORMANCE LĺQUIDOS 7 (instalación pictórica performativa)
La performance se desarrolla al interno del Bocs Art dónde previamente se ha realizado una intervención pictórica sobre la fachada en manera puntual para conseguir la sensación que la arquitectura se esta disolviendo.
Además de en la arquitectura se ha aplicado sobre el reverso del cristal de la vetrina inferior un estrato pictórico como manchas de color carne aparentemente sin ningún sentido. Fuera del Bocs una mancha negra sobre la acera delante de la vetrina.
La performance inicia con la bajad por las escaleras del artista que mantiene la mirada baja y lleva un ritmo molto lento, viste un largo vestido de color negro.
Cuando llega al último escalón se para y mira directamente al público y con paso decidido se acerca a la vetrina y se apoya sobre ésta.
Es en este punto cuando el espectador comenzará a haber la percepción de la obra que ahora se completa.
Como en una de sus pinturas, fondo y figura sufren el peso de una sociedad compulsiva y voraz dónde non existen sólidas bases sino solamente quedan los restos líquidos de lo que fue.
Las manchas se convierten en su carne que se disuelve junto al vestido y al resto de la arquitectura.
Se queda parada algún minuto para después moverse lentamente hacia la puerta y desaparecer.

Ir a la Galería